09 diciembre 2012

Una navidad diferente

Yo y mi propio muerdago de navidad
La verdad nunca las navidades fueron un motivo de reunión familiar, a pesar que la tradición lo indique y miles de personas así lo hagan.  Lamentablemente no vengo de una familia donde se haya promulgado mucho la comunicación  pero algunos miembros hemos sobrevivido a las idas y venidas y seguimos teniendo una muy buena relación.

No se por qué, o tal vez si, pero me cuesta siempre saber cuando cae navidad, no se qué se festeja el 24 o si es el 25 o el 26 es el enigma de la negación que, al saberlo, sera olvidado nuevamente el año próximo.



Esta vez fue diferente. Estamos en otro país y finalmente vamos a pasarla con amigos que tenemos en Londres y tema resuelto.

Lo que nunca me hubiese imaginado es que con mi poca experiencia en espíritu festivo, iba a terminar participando en algo comunitario con tinte navideño   Como muchos de ustedes saben, soy voluntario en el Centro Comunitario de West Hampstead de Londres, lugar donde vivo.  Este Centro junto con otras organizaciones del barrio realizaron un mercado navideño "Christmas market" y Diane West, la Manager del lugar nos convocó, a mi y a Kate para que pudiéramos atender el Stand (Stall), desde donde venderíamos rifas, elementos navideños y brindar información para todo aquel que quisiera acercarse al Centro Comunitario.

Todo el barrio estaba ahí y todo aquel que tuviera cosas para vender tendría la oportunidad de comercializarlo entre sus vecinos.

Mercado Navideño en plena marcha, con ángel y todo!
Fue la primera vez que me sentí diferente para estas fechas, pero no es solo por el cambio de país  sino por el lugar donde estaba parado respecto a la navidad, no porque la navidad sea importante en si para mi, sino porque estaba siendo parte de algo lindo, genuino y comunitario.  Algunos vecinos me saludaron, me hizo bien, me sentí integrado.

Hacia mucho frío pero la gente estaba contenta y movilizada, muchos estacionaban sus autos y descargaban cosas para sus stands de ventas. No faltaban los pinos navideños, y todo para armar el típico arbolito.

Marche un arbolito!
Justo en la vereda mas próxima a la feria, un grupo de mujeres en su mayoría y algunos hombres, comenzaron a juntarse con lo que parecían partituras, era el coro del barrio. La feria se impregnó de navidad.



Todo era muy lindo, pero no había que descuidar el negocio y con Kate seguimos atendiendo y dando información del Centro y de sus actividades. Vendimos mucho muérdago a 1 libra el ramito y algunas cosas hechas por niños de la comunidad.


Muchas de las cosas que vendíamos no representaban ninguna necesidad para ningún posible cliente, pero la gente con gusto nos compraba cosas. Tanto así que me sentí un comerciante fenicio vendiendo unas ramas de muérdago que no tenían ni el mas mínimo atractivo, pero todo era parte de, y la gente sabia que era una forma piadosa de pedir donaciones. Así que nos pusimos en marcha y a armar los ramos.


En esta época oscurece temprano en Londres y a pesar que ya eran alrededor de las 16 hs, el sol estaba empezando a esconderse. Como lo puse en mi nota sobre el otoño,  los colores en esta estación en Londres son algo para no perderse. Miré hacia arriba y pude ver como las últimas horas de sol refractaban sobre los ladrillos de la iglesia y tomé esta espectacular fotografía.


Ya era hora de levantar las cosas, cargarlas al auto y llevarlas al Centro. Nos agradecieron mucho nuestra ayuda. Volví a casa, Diego estaría volviendo de un viaje desde Argentina en un par de horas y traería noticias de amigos y familiares.

Fuimos a caminar con Norton, eran las 17:30hs pero ya era noche cerrada; me sentí familiar entre extraños y  no se como eso encajó en mi esa tarde.  Inevitablemente, son fechas donde uno se cuestiona cosas.

Me fui caminando con mi perro y  mis pensamientos...vi las vidrieras de Mill Lane Street adornadas con guirnaldas rojas y arbolitos destellantes y casi sin darme cuenta, empece a extrañar esas navidades, que nunca había tenido.


2 comentarios:

  1. Algo tiene la Navidad que de alguna manera te agarra, así sea un poquitico.
    Linda la experiencia.

    ResponderEliminar
  2. Ay leí este post y de verdad me emocioné. Mis Navidades siempre fueron en familia, mis abuelos y mis padres son muy católicos y si bien hace mucho tiempo se rindieron en el "sacrificio" de llevarnos a mi hermano y a mi a la misa de navidad, todavía mantenemos ciertas tradiciones. Las últimas navidades las pasé trabajando, hace 3 años ya que la paso o con mi mamá o con mi papá, y la última la pasé en el aeropuerto atendiendo gente.
    Me gustaría mucho vivir en un barrio así, donde hay coro y se arman estas ventas, creo que sirven para hacerte sentir el espíritu navideño o de comunidad desde otro punto de vista.
    Saludos!
    Aya*

    ResponderEliminar

*Los comentarios de Anónimos ya no son publicados en este blog, es como cuando hablas con alguien y no te mira a los ojos.
*No me gusta entablar una discusión ya que no es un foro, son vivencias mías y escribo con subjetividad. Para datos objetivos, esta Wikipedia
*Este no es un Blog Pro British ni mucho menos. Hago observaciones de donde vivo actualmente.
*Es un Blog hecho con mucho amor.
Dicho esto, sean bienvenidos.