10 diciembre 2012

Paris: Terror en la torre



Llegamos a París en medio de un caos de tránsito. Nadie en su sano juicio se le ocurriría entrar a esta capital Europea conduciendo un auto, pero como veníamos de recorrer los castillos del Valle del Loira (que eso dentro de tus posibilidades si podes, hacelo en auto), continuamos con él hasta París.

Intentamos hacer del viaje algo no tan estresante. Diego estaba totalmente sacado porque entre los tres (Graciela, Nelson y yo) no hacíamos uno.

Mi papel como copiloto ya es de publico conocimiento en este blog y en nuestras vidas.  Si, soy un desastre. No porque no le ponga garra, sino porque soy la peor brújula humana con la que podes contar a la hora de encarar alguna ruta. Es que ni con: Mapa, brújula  ni GPS soy capaz de guiarte a buen puerto.  Tengo otros talentos, tampoco me voy a condenar frente a ustedes.

Saliendo ya de la autopista y entrando propiamente a la ciudad, pude ver la "puntita" de la Torre Eifel. Son minutos que guardo en en mi memoria. Inevitablemente en este tipo de situaciones, cuando hago contacto visual con "eso" tan esperado, guardo ese momento como una bitácora a la cual acudo en mi memoria sumamente detallista.

La torre no fue nuestra primer visita, ya escribiré otras entradas ampliando el viaje, pero hoy solo quería contarles mi experiencia con la Torre Eifel.

Decidimos seguir con nuestro picnic francés  Vino, pan y queso a la orden del día;  estacionamos el auto detrás de la torre y cruzamos al frente para antes de subir, tener nuestro merecido almuerzo al lado del Río Sena.

Impresentable

Hermosa vista del Sena desde donde estebamos almorzando
Uno escucha sobre ciertos países o ciudades muchas cualidades, no solo respecto a la arquitectura, sino al carácter de su gente.  El cliché sobre los Parisinos y su tan antipático y arrogante forma de ser, no fue una impresión que me haya llevado con lo poco que estuve ahí   La gente muy amablemente nos veía comer en nuestro picnic (totalmente institucionalizado a esa altura del viaje) y solo nos decían "bon appetit" en tono amable y sincero.

No les interesa hablar otra lengua que no sea el francés. Quien puede culparlos o condenarlos por eso?; pero también es cierto que siendo un lugar tan conocido y emblemático, deberían estar un poco mas abiertos y proteger la industria turística.

Pero París siempre estará ahí, para todos aquellos que quieran conocerla. Con tan lindas cosas para mostrar, pueden darse el lujo de no hablarte en ingles, total...la torre, entre otras cosas, la tienen ellos.

Terminamos de almorzar y fuimos a la torre. Diego y Nelson decidieron no subir y con Graciela ya lo teníamos planeado desde días antes de llegar, con lo que fuimos a hacer la cola, que era larga, pero avanzaba rápido. Llegamos a la puerta del ascensor y comenzamos a subir.

Uno de los ascensores
A medida que íbamos subiendo comencé a sentirme raro, como suspendido en el vacío. Al ser una estructura metálica y con los ascensores bastante expuestos al exterior, comenzaron mis primeros signos de vértigo  pero no quise hacerme caso y llegamos al primer nivel. El segundo es donde venden souvenirs gastronómicos de París. Podes comprar dulces, chocolates, tes, y cosas típicas de Francia.

Fue cuando llegamos allá que Graciela me hizo una observación que cambiaría mi estado.
-Vamos hasta arriba de todo, uy!, mira hacia arriba todo lo que falta?
Pude sacar la foto que les muestro abajo, luego me empece a sentir verdaderamente mal.


Yo había sido uno de los que quería subir, no podía en ese momento decirle a Graciela, quien a parte me había invitado la entrada, decirle que me quería bajar. Dignamente hice la cola para subir hasta el ultimo piso, el mirador.

No se que era peor, si sentirme en medio del vacío absoluto o la interminable cola que tuvimos que hacer para subir a ese ascensor. Me pareció muy desorganizado como estaba todo y era totalmente caótico  En ese momento ya pensábamos que haber llegado hasta donde nos encontrábamos había sido suficiente, la vista increíble y no hacia falta mas, pero ya estábamos en el baile. Algunas fotos pude sacar mientras esperábamos.



Este tramo de ascensor (para colmo estaba abarrotado de gente y yo quede pegado al vidrio mirando hacia afuera sin posibilidad de darme vuelta), no pude disimular mas y cuando Graciela me pedía que mirara la vista, mi dignidad había quedado unos pisos abajo y me tape los ojos con las manos.  Si, tal vez tengas razón.  Subir a la torre para taparte los ojos con las manos es de perfecto imbécil  pero aclare que mi dignidad no estaba conmigo.

Llegamos al ultimo piso, realmente me sentí que estaba en un cuadradito rodeado de vacío y alambres (no estoy desmereciendo la arquitectura de la torre, para nada, el mirador es increíble  pero cuando el espacio es chico es como si estuvieras parado en un zócalo a muuuuchos metros del suelo, muchos. Me asome para sacar algunas fotos, le dije a Graciela que la esperaba adentro (solo me asome al perímetro para sacar estas fotos) y en minutos emprenderíamos el regreso a la hermosa madre tierra.
La vista desde el ultimo piso es impagable.



Por ultimo, dentro del mirador del ultimo piso, hay indicadores de la dirección y distancia de las principales ciudades del mundo, así como también de los principales monumentos de París.  Buenos Aires no podía faltar, claro.


Luego comenzamos el descenso, fue una linda experiencia pero si sufrís de vértigo no te lo recomiendo,..aunque sabes que?, si sufrís de vértigo  subí igual, que bien vale la pena ver París desde este lugar, aunque eso implique tener "Terror en la torre".

Dato curioso al pasar.

Sabias que Gustave Eiffel también es responsable de la construcción del "esqueleto" de la Estatua de la Libertad de Nueva York?



3 comentarios:

  1. Recomiendo lo mismo: aguántense el terror y disfruten de la experiencia. Nunca se arrepentirán.
    Qué bueno que pudiste hacer el esfuerzo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Sergio! volvi hace dos dias de mi viajecito por Europa. A la torre subi de noche...creo que se siente menos la altura y la vista es divina. El resto del viaje fabuloso, lastima que a Londres llegue con demora y me faltaron dias...tender que volver

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucila. Gracias por comentar. Espero te haya gustado. Lastima te quedaste con las ganas de Londres, es una ciudad hermosisima y la disfruto mcuho, a pesar que ahora oscurece a las 15:30hs y llueve. Bueno, te invito a recorrer mas por medio de mi blog. Felices Fiestas!

      Eliminar

*Los comentarios de Anónimos ya no son publicados en este blog, es como cuando hablas con alguien y no te mira a los ojos.
*No me gusta entablar una discusión ya que no es un foro, son vivencias mías y escribo con subjetividad. Para datos objetivos, esta Wikipedia
*Este no es un Blog Pro British ni mucho menos. Hago observaciones de donde vivo actualmente.
*Es un Blog hecho con mucho amor.
Dicho esto, sean bienvenidos.